domingo, 14 de mayo de 2017

El negro del whatsapp

Mikembe, más conocido como el negro del
whatsapp, es un  señor negro que viene del África tropical, de Senegal.

viste un sombrero de camuflaje, una toalla verde al cuello, una camiseta ceñida hecha de lo que parece punto de lana verde y un tesoro entre las rodillas de medio metro.
Vivia ajeno al escándalo y  posiblemente ignorando lo que le pagarían por sentarse en un plató, incluso vestido.

En sus orígenes, vivía en un pueblo tribal. Un día fue a la selva para cazar un elefante para hacerse unos calzoncillos y fue capturado por unos señores que decían ser de cola cao. Logró escapar.

Llegó a España en patera. Los que viajaban con él, murieron en circunstancias extrañas.

Nada más llegar a la costa, un veterinario tuvo que operarle de fimosis y con lo que sobró se hizo una tienda de campaña.



Se trasladó a Barcelona y cambió su nombre por jordi y se hizo independentista para encajar.
Se ganaba la vida honradamente vendiendo discos piratas y robando carteras. Tenía una vida muy normal pero, de repente, la gente me empezó a reconocerlo. Cuando iba por la calle y notaba que le miraban y reaccionaban, aunque no entendía por qué.
Muchos empezaron a pedirle selfies, aunque a otros evidentemente les despertaba alguna envidia. Recibió regalos y cartas de sus admiradoras y  su vida se convirtio en un descontrol de fiestas, alcohol, drogas…
Le ofrecieron ir a la isla de los famosos, gran hermano vio y hasta mira quien baila, pero lo rechazó por falta de hueco en la agenda.

Su fama decayó y pasó al olvido. Pero por alguna razón, el lobby del azúcar decidió cargarselo. Primero de diabetes poniéndole el doble de azúcar a su cola caso. Luego cianuro sin azúcar.Tampoco funcionaba, así que le pegó un tiro en la cabeza y por si acaso, arrojaron su cuerpo a un volcán.

El tamaño del universo y del pene de este tipo son dos enigmas que han atraído el pensamiento humano desde los albores de los tiempo.








 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.